Lista de nombres de las Tormentas

Nombres retirados en el Atlántico

La experiencia demuestra que el uso de nombres cortos, distintivo figura en el escrito, así como las comunicaciones habladas es más rápido y menos sujeto a errores que los antiguos métodos de identificación más engorroso de latitud y longitud. Estas ventajas son especialmente importantes en el intercambio de información tormenta detallada entre cientos de estaciones dispersas, bases costeras y buques en alta mar.

Desde 1953, las tormentas tropicales del Atlántico ha sido el nombre de las listas originadas por el Centro Nacional de Huracanes. Ahora están mantenido y actualizado por un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundial. El nombre original listas de nombres destacados de las mujeres sólo. En 1979, los nombres de hombres se presentaron y se alternan con los nombres de las mujeres. Seis listas se utilizan en la rotación. Así, la lista de 2009 se volverá a utilizar en 2015. Aquí está más información sobre la historia de nombrar a los huracanes.

La única vez que se produzca un cambio en la lista es si una tormenta es tan mortal o costosa que el uso futuro de su nombre en una tormenta diferente sería inapropiado por razones de sensibilidad. Si eso ocurre, entonces en una reunión anual del Comité de la OMM (llamado en primer lugar para discutir muchos otros asuntos) el nombre injurioso es eliminado de la lista y otro nombre es seleccionado para reemplazarlo.

Varios nombres se han cambiado desde que las listas fueron creadas. Por ejemplo, en la lista de 2007 (que se utilizará de nuevo en 2013), Dorian ha sustituido a Dean, Fernand ha reemplazado a Félix, y Néstor ha sustituido a Noel. Aquí hay más información acerca de los nombres de huracanes retirados.

En el caso de que más de 21 ciclones tropicales con nombre ocurren en la cuenca del Atlántico en una temporada, tormentas adicionales tomarán los nombres del alfabeto griego: Alfa, Beta, Gamma, Delta, y así sucesivamente. Si una tormenta se forma en la temporada baja, se necesitará el siguiente nombre en la lista, basada en la fecha del calendario actual. Por ejemplo, si un ciclón tropical se formó el 28 de diciembre, tomaría el nombre de la lista de la campaña anterior de los nombres. Si una tormenta se formó en febrero, que llevaría su nombre de la lista de la siguiente temporada de nombres.


Los meteorólogos empezaron a nombrar los huracanes y tormentas tropicales para permitir facilidad de comunicación entre ellos y el público en general en áreas relacionadas con las previsiones, avisos y peligros. Al darle nombre a los huracanes, hay una reducción en la confusión sobre qué tormenta es la que se está describiendo.

Los nombres permiten una mejor identificación entre los servicios meteorológicos y los usuarios que reciben la información (informes de alerta, información en general), ya que particularizan el fenómeno y de esa manera se conoce a cuál evento se refieren los boletines de alerta.

¿Porqué surgió la idea de nombrar los huracanes?

Por siglos, muchos huracanes en las Antillas eran nombrados por el santo del día en que afectaba el huracán. Por ejemplo, el "Huracán de Santa Ana", que azotó Puerto Rico con excepcional violencia el 26 de Julio de 1825, y "San Felipe" (el primero) y "San Felipe" (el segundo) que afectaron Puerto Rico, ambos en Septiembre 13, el primero en 1928 y el segundo en 1976. Igualmente, el "Huracán de San Zenón", que destruyó la ciudad de Santo Domingo (República Dominicana), el día 3 de Septiembre de 1930.

El primer meteorólogo que utilizó un nombre propio (de mujer) para referirse a un huracán fue el australiano Clement Wragge a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

En 1953, los Estados Unidos abandonaron, por confuso, el plan de nombrar las tormentas usando un alfabeto fonético (Able, Baker, Charlie) cuando se introdujo un nuevo alfabeto fonético internacional. En ese año (1953), la Oficina el Tiempo de Estados Unidos de América los llamó únicamente con nombres de mujeres.

La práctica de usar únicamente nombres de mujeres terminó en 1978 cuando se incluyó nombres de mujeres y de hombres en las listas de tormentas para el Pacífico Norte Oriental. En 1979 la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Servicio Meteorológico de Estados Unidos (National Weather Service) incorporaron nombres alternos de hombres y mujeres.

La experiencia ha demostrado que el uso de nombres de mujeres y hombres en la comunicación escrita y hablada es más corto, más rápido y causa menos errores que cualquier otra identificación de huracanes usada hasta la fecha.

Cada año, se prepara una lista potencial de nombres para la venidera temporada de huracanes. La lista contiene un nombre por cada letra del alfabeto (las letras Q, U, X, Y, Z no se incluyen debido a que pocos nombres empiezan con esas letras). Estas listas son recicladas cada seis años y se reemplazan los nombres cuando el nombre de un huracán ha sido retirado.

Los nombres de huracanes muy destructivos se retiran, quedando en los registros históricos y son sustituidos por otros que inician con la misma letra.

Nombres de huracanes que se han retirado

Los nombres de huracán se retiran (es decir, no se usan otra vez para una nueva tormenta) si se considera que fue muy notable debido al daño y/o muertes que causó. Al retirar el nombre de tormentas memorables evita confundir una tormenta bien conocida históricamente con una actual.

Siempre que un huracán haya tenido un impacto importante, cualquier país afectado por la tormenta puede solicitar que se "retire" el nombre del huracán por acuerdo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Retirar el nombre realmente significa que no puede ser re-usado durante por lo menos 10 años, para facilitar las referencias históricas, acciones legales, actividades de reclamaciones de seguros, etc., y evitar las confusiones del público con otra tormenta del mismo nombre. Si el nombre es retirado, se selecciona un nombre del mismo género.

Un buen ejemplo es Huracán Hugo en 1989. Hugo se movió a través del Caribe nororiental, devastando a muchas pequeñas islas al Este de Puerto Rico. Luego azotó Puerto Rico antes de ir a 'golpear' Carolina del Sur. El Huracán Hugo causó daños por más de US$8 mil millones y ocasionó la muerte de 82 personas. Cuando se hizo la solicitud de retiro del nombre "Hugo" de la lista de nombres, la tormenta "H" fue reemplazada por el nombre "Humberto", un nombre español. Humberto se usó por primera vez en 1995 y luego de nuevo en 2001.

Sin embargo, hay una excepción a la regla de retiro. Antes de 1979, cuando empezó la primera lista permanente de seis años, algunos nombres simplemente no se usaron más. Por ejemplo, en 1966 "Fern" fue sustituida por "Frieda" sin que se diera una razón.

A continuación se presenta una lista de los nombres retirados para la Cuenca del Atlántico, los años en que ocurrieron esos huracanes y las áreas que afectaron. Sin embargo, hay gran cantidad de tormentas destructivas no incluidas en esta lista debido a que ocurrieron antes de establecer el uso de nombrar los huracanes en 1950.